[CANTABRIA ECONÓMICA  marzo 2017] Residuos de peces para alimentar las algas.

Un consorcio cántabro quiere introducir el cultivo de algas en las piscifactorías

Marzo 2017- “Tres empresas cántabras, Ecohydros, Investalga y Rodecan, se han asociado para estudiar el modo de que los residuos de una piscifactoría pueden servir de alimento para algas cultivadas en las mismas instalaciones. La piscifactoría convertiría así un residuo, cuya depuración les supone un coste, en el nutriente para obtener otra especie comercialmente en alza como son las algas. La planta piloto se hará en Rodecan y la misma tecnología podría aplicarse al cultivo de otras especies.”

El primer trimestre de 2017, clave en el despliegue del sistema AMTI.

 

Abril 2017 – Los meses de enero, febrero y marzo han sido especialmente importantes para el  diseño y el despliegue íntegro de la unidad piloto AMTI.

El lugar seleccionado para la instalación de la planta piloto AMTI se sitúa en el exterior de la planta de acuicultura de Rodecan, sobre una solera de hormigón que linda con la zona de costa en la ensenada de Fonfría, Ruiloba.

Ha sido en este período cuando se ha completado el montaje de tanques de cultivo, filtros, tuberías y sistema de aireación, sistemas de bombeo e impulsión a tanques, desagües de tanques y desagües generales, alcanzando así uno de los hitos del proyecto ALGACULTURA,  la construcción de la unidad AMTI.

Todo el sistema se encuentra funcionando a pleno rendimiento y sólo falta determinar qué especies de algas pueden cultivarse con más rentabilidad de todas las que se dan de forma natural en nuestras aguas.

Trabajos para el despliegue del sistema AMTI

Identificadas genéticamente las especies de Ulva utilizadas en el sistema AMTI en el marco del proyecto Algacultura.

Junio 2018- Las especies del género Ulva presentan una elevada plasticidad fenotípica y una rápida respuesta morfológica a cambios ambientales lo cual hace que la identificación de visu de las especies sea particularmente difícil. Por ello, es necesaria una caracterización genética para la determinación a nivel de especie.

Preparaciones de las distintas especies analizadas dispuestas según sus diferencias morfológicas: Laminar, tubular y fiamentosa.

 

Durante la primera anualidad, en colaboración con el IBBTEC se realizaron sendos análisis de las algas objeto de estudio a nivel molecular, con el fin de determinar su genotipo, y de cara a una posterior identificación de aquellas regiones relacionadas con características morfológicas o fisiológicas concretas, que pudiesen variarse de cara a una optimización de su producción, o de su capacidad biorremediadora.

En esta segunda anualidad, se ha proseguido con esta tarea, pero esta vez utilizando más de un marcador molecular, dado que la identificación ligada a uno sólo no es del todo fiable al no haberse encontrado todavía uno que mute con la frecuencia necesaria para poder discernir con exactitud entre especies. Con nuevos marcadores, se ha vuelto a analizar muestras de las especies previamente identificadas, con el fin de corroborar su identidad y obtener más información relativa a su estructura genética.

 

Detalle de un ejemplar de Ulva compressa (previamente identificada como Ulva flexuosa) en el que puede apreciarse la variedad

de las distintas morfologías adoptadas por el talo.

 

Los resultados de esta nueva tanda de análisis corroboran, asumiendo como valor de significación una identidad de al menos un 99% en el 98% de la secuencia de los cuatro marcadores moleculares.

diferentes, la identidad de la especie de Ulva laminar como Ulva rigida, y agrupan a las dos especies identificadas previamente como Ulva flexuosa y Ulva compressa en una única, Ulva compressa, que presenta al menos 3 morfologías diferentes.

 

Generación de un banco de esporas de especies ulvales en el marco del Proyecto Algacultura.

Julio 2018- Uno de los objetivos del proyecto ALGACULTURA es la creación de un banco de germoplasma de especies de Ulva de interés con el que poder contar son semilla viable independiente de la biomasa existente en el medio natural, de modo que puedan iniciarse y mantenerse cultivos puros en cualquier momento del año, y estudiarse, de forma específica, las condiciones que determinan el crecimiento y composición de cada cepa. La creación de un banco de germoplasma propio aseguraría la conservación del material vegetal y la capacidad de disposición permanente de material con el cual trabajar.

La fragmentación de los talos de Ulva spp. es uno de los pasos utilizados en el proceso de provocación de la esporulación.

 

En el marco de la segunda anualidad se han proseguido los experimentos iniciados durante la primera, testándose distintas condiciones de inducción a la esporulación con el fin de obtener una cantidad suficiente de esporas para su posterior conservación y germinación. Estos experimentos se han llevado a cabo en las instalaciones del IBBTEC, instituto con el cual INVESTALGA AHTI firmó un convenio de colaboración en el marco del proyecto ALGACULTURA.

 

Detalle del talo de Ulva rigida al microscopio (40x) en el que puede apreciarse como los cloroplastos se desplazan hacia los extremos

de las células, primer signo de inducción a la reproducción en el tejido algal.

 

Si bien sí se ha conseguido provocar el paso de estado vegetativo a reproductivo con varias especies en condiciones controladas, los experimentos realizados no han resultado exitosos a la hora de desencadenar una liberación masiva de las esporas que permita su recolección y conservación. Por tanto, de momento no se ha obtenido el suficiente material como para establecer un primer banco de esporas de las especies de Ulva seleccionadas.

 

Finalizada la toma de medidas en los cultivos de algas con el auto-analizador de nutrientes.

Septiembre de 2018 – A partir de las primeras analíticas de laboratorio, se confirmó que los nutrientes inorgánicos nitrogenados y fosforados que toman las algas para su crecimiento siguen una dinámica muy variable a lo largo del tiempo, y que incluso en un mismo día se producen grandes diferencias de concentración en el influente de los tanques de tratamiento, debido a que el sistema de cultivo de partida (rodaballo) presenta picos como consecuencia de las pautas de alimentación establecidas y de la actividad fisiológica de los peces.

Sin embargo, resultaba vital para los experimentos tener la capacidad de acotar y describir correctamente estas dinámicas de los nutrientes. Por esta razón, se decidió centrar los esfuerzos relativos a la monitorización de los macronutrientes de las algas en poner a punto un autoanalizador de nutrientes.

Este equipo (EcoLABII) permite realizar in situ y de forma desatendida (pre-programada), análisis de los cuatro macronutrientes principales (nitratos, nitritos, amonio y fosfatos).

Mediante una bomba de jeringa, el equipo mezcla volúmenes precisos de muestra, solución patrón y reactivos que están conectados a una válvula giratoria, para su posterior análisis mediante colorímetros de alta precisión. En esencia, el EcoLAB es un “robot químico” sumergible.

A lo largo de la ejecución del proyecto se han programado diversas sesiones de monitorización, de alta frecuencia, durante periodos representativos de cada etapa de desarrollo y de cada prueba, alternando entre los diferentes tanques de cultivo.

Los datos obtenidos en este despliegue soportarán también la calibración de los modelos de simulación, además de servir para el calibrado de equipos y establecimiento de las dinámicas de nutrientes para las algas.

 

Autoanalizador in situ de nutrientes (izquierda). Mediciones in situ con el EcolabII (derecha).

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Inglés