[ RESCATE NÁYADES EN EBRO 2018 ]

Durante el verano y otoño de 2018 ACCIONA-Energía desarrolló en el canal de la central hidroeléctrica de Viana II (Viana, Navarra) unas obras programadas de mantenimiento en el canal de toma de agua desde el azud de El Romeral, en el río Ebro.

La zona se encuentra en el límite superior de la distribución de la náyade auriculada o margaritona (Margaritifera auricularia), por lo que obras de extracción de la grava que cerraba el paso del agua hacia el canal, fueron autorizadas por las administraciones ambientales de Navarra y La Rioja con las debidas medidas de corrección del impacto ambiental y de vigilancia en la obra para evitar la muerte de algún posible ejemplar localizado en esa parte del cauce del Ebro.

En las semanas previas a la actuación de las máquinas se hizo una exploración preventiva con buzos profesionales en las partes más profundas, y con recorridos en las orillas vadeables para localizar cualquier indicio de presencia de la especie, catalogada “en peligro crítico de extinción” en España. Durante la presencia de las máquinas en el cauce y en las orillas se realizaron nuevas campañas de vigilancia y posible rescate, así como de monitorización de los principales parámetros de calidad del agua que podrían verse alterados por dichas actuaciones.

A finales de septiembre la obra estaba completa y las orillas restauradas, pero no se encontró ningún indicio de presencia de margaritonas. Sin embargo si se encontraron restos muy antiguos de otras náyades, de las especies Potomida littoralis y Unio mancus; pero ningún ejemplar vivo. El lecho del cauce se encuentra ambientalmente muy transformado e invadido de otros moluscos y crustáceos exóticos invasores, como la almeja asiática –Corbicula fluminea– , el mejillón cebra –Dreissena polymorpha– y el cangrejo señal –Pacifastacus leniusculus-, entre otras.

VIGILANCIA Y CONTROL DE OBRAS